Asientos y Sillas para la Ducha

Venta de Sillas Ortopédicas para ducha y baño

Las necesidades especiales de una persona se intensifican cuando no pueden caminar ni estar de pie en ninguna circunstancia. Lo que quiere decir que ya no les resulta posible poder darse una ducha de pie, sino que tendrá que hacerlo incluso sentado en su silla de ruedas.

Frente a esta necesidad, los profesionales de la ortopedia han diseñado sillas de ruedas especiales para baño y ducha. Que son elaboradas idealmente para estas personas a las que sus destrezas físicas le impiden permanecer de pie mientras se bañan.

Nuestras Soluciones en Asientos para ducha y baño

Los profesionales de Ortopedia Para Ti se esfuerzan por brindar el equipo ortopédico que cada cliente y paciente necesita. Siempre nos van a ofrecer el equipo que aporte la mejor solución a nuestras necesidades.

En la sección de Movilidad podremos encontrar toda la variedad de sillas de ruedas que Ortopedia Para Ti tiene para ofrecernos. Encontraremos el modelo de silla de ruedas para baño y ducha que mejor se adapte a nuestra necesidades y presupuesto.

Preguntas Frecuentes (FAQ)

¿Qué beneficios tiene una silla o asiento para el baño y ducha?

Una silla de ruedas para baño y ducha nos facilitará el trabajo a la hora de bañar a una persona que no puede ponerse de pie o para bañarnos nosotros mismos si somos quienes hacemos uso de la silla. Ya que suelen tener características prácticas que permiten que zonas de difícil acceso al estar sentados, puedan ser alcanzadas.

¿Cuál es el precio de una silla plegable para ducha?

Las sillas de rueda para baño y ducha tienen precios que van desde los 120,00 €. Y dependiendo de las características agregadas que puedan incluir, su valor será más alto. Características como inodoro incorporado, cinturones de seguridad, barras para la ducha, entre otros.

¿Cualquier asiento es apto para baño y ducha?

No cualquier silla de ruedas es apta para el baño y la ducha. Debido a que los materiales con los que son elaboradas las sillas de ruedas para desplazarse en la casa y en la calle son diferentes a los utilizados para las sillas de baño y ducha. Y en el caso de tener los mismos materiales, éstos son reforzados para hacerlos más resistentes al agua. Adicionalmente las sillas para baño y ducha suelen ser de modelos mucho más prácticos.

¿Qué debo tomar en cuenta a la hora de comprar una silla para ducha para ancianos?

La practicidad, materiales y seguridad de la silla son las principales características que debemos tener en cuenta a la hora de comprar una silla de ruedas para baño y ducha. Es ideal una silla con reposabrazos abatibles, ya que esto aportará mayor comodidad a la hora de dar el baño. Sus materiales deberán tener buena resistencia al agua y la silla debe contar con elementos de seguridad como frenos y cinturones en caso de ser necesarios.

¿Cómo se utiliza?

Realizar una verificación completa de la silla

Antes de usar la silla, lo primero que haremos será dar una revisión completa de la silla. Asegurándonos de que sus piezas y accesorios en caso de tener, queden correctamente colocados y acondicionados a la necesidad del usuario.

Proceder a sentar al usuario

Luego procedemos a sentar al usuario, siempre contando con la asistencia de otra persona que nos sujete la silla o nos ayude a trasladar al usuario a la silla. En este paso nos aseguramos de su comodidad.

Ingresar a la ducha y realizar el aseo

Una vez que el usuario se encuentre cómodamente en la silla, lo ingresamos a la ducha y si es necesario lo ayudamos en el aseo. En caso de que el usuario pueda ducharse solo debemos quedar atentos a su llamado.

Levantar al usuario y dejar secar la silla

Al terminar la ducha levantamos al usuario con cuidado y con asistencia de otra persona. Después quitamos los excesos de agua de la silla y la dejamos que termine de secar preferiblemente en un lugar ventilado.

Advertencias y Consejos

Verificar la seguridad de la silla 

Al tener en cuenta que las sillas de ruedas de baño y ducha van a estar en la mayoría del tiempo sobre superficies mojadas y resbaladizas. Debemos verificar que la silla cuente con los correctos mecanismos de seguridad, como ruedas antideslizantes, frenos y de ser posible cinturón de seguridad.

Adaptar el entorno para el uso de la silla

Para evitar riesgos con el uso de la silla de ruedas en el baño y ducha, es ideal adaptar el entorno para el uso de la silla. Esto implica colocar rampas de acceso, barrales que permitan al usuario poder sujetarse y facilitar el alcance a los productos de higiene dejándolos a la mano del usuario.

Verificar el manual de instrucciones

Las sillas de ruedas para baño y ducha suelen tener características y usos particulares que pueden variar entre un modelo y otro. Es por esto que para hacer un uso correcto de la silla y sacar provecho a todas sus bondades debemos leer detalladamente el manual de instrucciones.

Mantener el asiento limpio y desinfectado

El asiento para la ducha para ancianos al estar gran parte del tiempo expuestas al agua y la humedad, pueden llenarse de bacterias y suciedad si no las mantenemos limpias y desinfectadas. Es recomendable lavarla después de cada uso para quitar los excesos de jabón y dejarlas secar completamente. Podemos complementar su limpieza con el uso de algún antibacterial.

Venta de Sillas Ortopédicas para ducha y baño

Las necesidades especiales de una persona se intensifican cuando no pueden caminar ni estar de pie en ninguna circunstancia. Lo que quiere decir que ya no les resulta posible poder darse una ducha de pie, sino que tendrá que hacerlo incluso sentado en su silla de ruedas.

Frente a esta necesidad, los profesionales de la ortopedia han diseñado sillas de ruedas especiales para baño y ducha. Que son elaboradas idealmente para estas personas a las que sus destrezas físicas le impiden permanecer de pie mientras se bañan.

Nuestras Soluciones en Asientos para ducha y baño

Los profesionales de Ortopedia Para Ti se esfuerzan por brindar el equipo ortopédico que cada cliente y paciente necesita. Siempre nos van a ofrecer el equipo que aporte la mejor solución a nuestras necesidades.

En la sección de Movilidad podremos encontrar toda la variedad de sillas de ruedas que Ortopedia Para Ti tiene para ofrecernos. Encontraremos el modelo de silla de ruedas para baño y ducha que mejor se adapte a nuestra necesidades y presupuesto.

Preguntas Frecuentes (FAQ)

¿Qué beneficios tiene una silla o asiento para el baño y ducha?

Una silla de ruedas para baño y ducha nos facilitará el trabajo a la hora de bañar a una persona que no puede ponerse de pie o para bañarnos nosotros mismos si somos quienes hacemos uso de la silla. Ya que suelen tener características prácticas que permiten que zonas de difícil acceso al estar sentados, puedan ser alcanzadas.

¿Cuál es el precio de una silla plegable para ducha?

Las sillas de rueda para baño y ducha tienen precios que van desde los 120,00 €. Y dependiendo de las características agregadas que puedan incluir, su valor será más alto. Características como inodoro incorporado, cinturones de seguridad, barras para la ducha, entre otros.

¿Cualquier asiento es apto para baño y ducha?

No cualquier silla de ruedas es apta para el baño y la ducha. Debido a que los materiales con los que son elaboradas las sillas de ruedas para desplazarse en la casa y en la calle son diferentes a los utilizados para las sillas de baño y ducha. Y en el caso de tener los mismos materiales, éstos son reforzados para hacerlos más resistentes al agua. Adicionalmente las sillas para baño y ducha suelen ser de modelos mucho más prácticos.

¿Qué debo tomar en cuenta a la hora de comprar una silla para ducha para ancianos?

La practicidad, materiales y seguridad de la silla son las principales características que debemos tener en cuenta a la hora de comprar una silla de ruedas para baño y ducha. Es ideal una silla con reposabrazos abatibles, ya que esto aportará mayor comodidad a la hora de dar el baño. Sus materiales deberán tener buena resistencia al agua y la silla debe contar con elementos de seguridad como frenos y cinturones en caso de ser necesarios.

¿Cómo se utiliza?

Realizar una verificación completa de la silla

Antes de usar la silla, lo primero que haremos será dar una revisión completa de la silla. Asegurándonos de que sus piezas y accesorios en caso de tener, queden correctamente colocados y acondicionados a la necesidad del usuario.

Proceder a sentar al usuario

Luego procedemos a sentar al usuario, siempre contando con la asistencia de otra persona que nos sujete la silla o nos ayude a trasladar al usuario a la silla. En este paso nos aseguramos de su comodidad.

Ingresar a la ducha y realizar el aseo

Una vez que el usuario se encuentre cómodamente en la silla, lo ingresamos a la ducha y si es necesario lo ayudamos en el aseo. En caso de que el usuario pueda ducharse solo debemos quedar atentos a su llamado.

Levantar al usuario y dejar secar la silla

Al terminar la ducha levantamos al usuario con cuidado y con asistencia de otra persona. Después quitamos los excesos de agua de la silla y la dejamos que termine de secar preferiblemente en un lugar ventilado.

Advertencias y Consejos

Verificar la seguridad de la silla 

Al tener en cuenta que las sillas de ruedas de baño y ducha van a estar en la mayoría del tiempo sobre superficies mojadas y resbaladizas. Debemos verificar que la silla cuente con los correctos mecanismos de seguridad, como ruedas antideslizantes, frenos y de ser posible cinturón de seguridad.

Adaptar el entorno para el uso de la silla

Para evitar riesgos con el uso de la silla de ruedas en el baño y ducha, es ideal adaptar el entorno para el uso de la silla. Esto implica colocar rampas de acceso, barrales que permitan al usuario poder sujetarse y facilitar el alcance a los productos de higiene dejándolos a la mano del usuario.

Verificar el manual de instrucciones

Las sillas de ruedas para baño y ducha suelen tener características y usos particulares que pueden variar entre un modelo y otro. Es por esto que para hacer un uso correcto de la silla y sacar provecho a todas sus bondades debemos leer detalladamente el manual de instrucciones.

Mantener el asiento limpio y desinfectado

El asiento para la ducha para ancianos al estar gran parte del tiempo expuestas al agua y la humedad, pueden llenarse de bacterias y suciedad si no las mantenemos limpias y desinfectadas. Es recomendable lavarla después de cada uso para quitar los excesos de jabón y dejarlas secar completamente. Podemos complementar su limpieza con el uso de algún antibacterial.